¿Qué pasaría si Cataluña se independizara?

A lo largo de la historia, la independencia ha sido el anhelo de numerosos pueblos que se han sentido sojuzgados por una metrópoli y esa independencia se ha conseguido, en la gran mayoría de casos, a costa de mucho sacrificio y de vidas humanas. Basta recordar la larga lucha de la independencia sudamericana que se inició en 1810 y se prolongó hasta 1866, con el combate del Callao. Son pocos los casos en los que un pueblo ha conseguido la independencia por la vía pacífica, quizás el más destacado sea Brasil donde el príncipe heredero portugués declaró la independencia unilateral de su padre y no se produjo ningún enfrentamiento armado. Caso diferente es el de la República Checa y Eslovaquia que decidieron disolverse —no independizarse— y lo hicieron por la vía pacífica.

¿Esto quiere decir que si Cataluña se independiza habría una guerra? No necesariamente, pero la historia ha demostrado ser más cruel que el peor vaticinio de futurólogo agorero. En este artículo analizaremos diferentes posibilidades en los cuales Cataluña podría verse envuelta en la lucha por su independencia y cómo eso podría afectar al resto de España.

Lo que está claro es que todo proceso independentista implica, sin ninguna posibilidad de evitarlo, un empobrecimiento del nuevo país independiente y del país que pierde parte de su territorio también. Es decir, tanto España como Cataluña se van a empobrecer simplemente porque el capital es terriblemente cobarde y donde hay un conflicto, de inmediato escapa. Siendo así, numerosas empresas y fábricas se marcharán de España, pero principalmente de Cataluña con rumbo a otros países más tranquilos hasta que la situación en la península se estabilice. El dinero necesita estabilidad para invertir en un lugar, al capital le encantan los países estables, donde se sabe exactamente lo que va a pasar dentro de 10 o 20 años. Es por eso que los países prósperos son reacios a cambiar las reglas de juego y las provincias de los países ricos no se independizan.

Y es que la independencia implica la creación de un Estado desde cero, sus fronteras, sus instituciones, su Constitución, sus acuerdos y Tratados con otros países. Este proceso no se hará de un día a otro, tardará años en llevarse a cabo y mientras tanto, Cataluña tendrá que aprender a vivir de sus propios recursos y a comerciar con quien pueda para conseguir algo de dinero. Como ha sucedido en otros casos, es probable que consiga préstamos usureros de países dispuestos a lucrar con el deseo independentista catalán. Se puede vivir aislado del mundo, como hace Corea del Norte, pero eso implica aceptar un régimen totalitario y de pobreza que Cataluña no estaría dispuesta a aceptar.

Luego de establecer sus bases constitucionales, lo primero que Cataluña necesitará será el reconocimiento mundial:

Reconocimiento de las Naciones Unidas. Cataluña tendrá que solicitar su inclusión como Estado independiente, para ello necesitaría la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, que tiene derecho a veto y que está formado por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia. Teniendo en cuenta que Estados Unidos tiene a Texas que quiere independizarse, a Rusia que tiene a Chechenia que quiere independizarse, a China que tiene al Tibet que quiere independizarse, al Reino Unido que tiene a Escocia que quiere independizarse y a Francia que tiene a Córcega que quiere independizarse… es muy poco probable que el pedido de Cataluña sea aceptado en las Naciones Unidas. Basta ver lo que le ha pasado a Kosovo que declaró la independencia unilateral de Serbia en 2008 y que no es reconocida por Rusia, China, España, la mayor parte de los países de América Latina, Asia o África. Lo mismo ha sucedido con Osetia del Sur, que se declaró independiente de Georgia en 1991 pero que no es reconocida por la Unión Europea ni por Estados Unidos. Cataluña tendría que superar este grave escollo para poder formar parte de las Naciones Unidas y así poder luchar por sus intereses en la ONU, pero es muy difícil que ese objetivo se consiga a corto plazo.

Reconocimiento de la Unión Europea. Tras superar la prueba de las Naciones Unidas, Cataluña tendría que ir a Bruselas a pedir su inclusión como miembro de la Unión Europea, aquí también tendría que convencer a todos los países miembros pues el veto de cualquiera, incluido el de España, impediría su inclusión en la Unión. Este no es un requisito indispensable para un país independiente puesto que hay países en Europa que no integran la Unión Europea como Suiza. Sin embargo, estos países tienen Convenios unilaterales y Tratados que les permiten comerciar y relacionarse con los miembros de la Unión Europea. Siendo así, si Cataluña es vetada para su ingreso en la Unión Europea, tendrá que comenzar a negociar Tratados de comercio y circulación con Bruselas y con todos los países del mundo. Los Tratados y los Convenios no se aprueban de un día a otro y pueden tardar cinco o diez años en negociarse, aprobarse en los parlamentos, firmarse y llevarse a la práctica.

Ahora veamos las vías que tiene Cataluña para independizarse:

VÍA 1: Cataluña se independiza por mutuo acuerdo con España

En este caso, Cataluña llega a un acuerdo con España, por el cual, se realizaría un referéndum donde se determinaría la independencia o no de los catalanes. Algo como hizo Escocia en 2014 con respecto al Reino Unido, un referéndum donde ganó el “no” con el 55% de los votos válidos. Si se llega a ese acuerdo con España y el “sí” ganase el referéndum, Cataluña se declararía independiente de forma pacífica y España no pondría obstáculos para que Cataluña se integrara en el concierto de naciones. Este camino seguiría siendo difícil porque aún tendría que recibir la aprobación de todos los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que como hemos visto, son reacios a aceptar la independencia de una provincia. A pesar de ello, este camino sería el menos traumático tanto para Cataluña como para España. Sin embargo, viendo la actual negativa del Gobierno y de las instituciones españolas, esta opción parece poco probable.

VÍA 2: Cataluña se independiza de forma unilateral.

OPCIÓN 1: España protesta, acepta la independencia pero se mantiene al margen. En este caso, Cataluña no contaría con el apoyo de España en su inclusión en el concierto mundial de naciones y Cataluña tendría que buscar su integración sin el apoyo español, lo que podría tardar muchos años más.

OPCIÓN 2: España no acepta la independencia pero no interviene en Cataluña. En este caso, Cataluña tendría que enfrentar la oposición de España en los organismos mundiales, por lo que su inclusión en la ONU o en la UE sería prácticamente imposible.

OPCIÓN 3: España no acepta la independencia e interviene en Cataluña. Este caso sería el más traumático de todos pues implicaría que España intervenga en el gobierno de Cataluña de forma policial o militar. No es una opción improbable si tenemos en cuenta la presión que existiría entre los nacionalistas españoles para apresar a los líderes independentistas y ocupar militarmente la Comunidad Autónoma. El extremismo español se alimentaría del extremismo catalán y podría llegarse a un conflicto armado. Esta situación podría mantenerse indefinidamente como en Irlanda del Norte.

Tras la independencia catalana, España tendría que establecer nuevas reglas de juego, es decir, una nueva Constitución que impida la independencia de nuevas provincias y establecer una ley por la que todos los ciudadanos de una provincia que se declare independiente, dejen de ser ciudadanos españoles —y por ende, europeos—.

Por su parte, Cataluña tendría que negociar, uno por uno, con cada país del mundo Tratados de tránsito y de comercio y hacerlo también con la Unión Europea. Hasta que esto no se produzca:

Si bien los catalanes de una república independiente podrían tener derecho a contar con la doble nacionalidad (española y catalana) ya que la nacionalidad española no se pierde, es poco probable que España acepte esa situación por mucho tiempo y lo más probable es que apruebe alguna ley para que los habitantes de Cataluña elijan si quieren tener la nacionalidad española o tener la nacionalidad catalana. Esto no sería algo excepcional ya que España sólo acepta la doble nacionalidad para ciudadanos de Portugal, Andorra, países latinoamericanos, Guinea Ecuatorial y Filipinas, en el caso de otros países se debe renunciar a la nacionalidad de origen para tener la nacionalidad española.

Siendo así, los catalanes que elijan tener la nacionalidad catalana dejarían de tener el pasaporte europeo y necesitarían visado para entrar en el resto de Europa, a menos que España establezca alguna preferencia para Cataluña algo que sólo se lograría firmando un Tratado.

Los productos catalanes deberán pagar aranceles para entrar en la Unión Europea, lo que encarecería y haría más difícil vender los productos catalanes en Europa.

Los europeos que deseen visitar Cataluña, tendrían que enfrentar los mismos trámites que realizan para visitar un país no Europeo, como por ejemplo, Marruecos. Es decir, necesitarán pasaporte. Las aerolíneas también tendrían que pagar impuestos extracomunitarios para trasladar pasajeros desde Cataluña a cualquier destino de la Unión Europea, por ello, los billetes a Cataluña serían más caros que a Sevilla, por ejemplo.

Por otro lado, el FC Barcelona no jugaría la Liga Española, es muy poco probable que los nacionalistas españoles se lo permitan. Tampoco es probable que juegue en Francia como hace el Mónaco pues generaría un conflicto diplomático con España, algo innecesario y contraproducente para los franceses. La independencia de Cataluña implicaría que el Barcelona ya no sería un equipo de la Federación Española de Fútbol sino de la Catalana y como la Federación Catalana no está afiliada a UEFA, tendría que buscar su inclusión a UEFA. Sin embargo, desde que Gibraltar se adherió a UEFA, los requisitos para ingresar a esa entidad han cambiado y ahora es necesario ser reconocido como Estado independiente por las Naciones Unidas, algo que como hemos visto, Cataluña no tendría a corto plazo. Además, los jugadores catalanes sólo podrían jugar en el territorio UEFA como extracomunitarios pues ya no contarían con pasaporte español.

Un proceso independentista es un legítimo derecho al que puede aspirar un pueblo, pero se debe tener claro que ello implicará años de desestabilidad y de empobrecimiento económico tanto del nuevo Estado independiente como de aquel que pierde territorio. Por eso quienes desean la independencia tienen que aceptar que su reclamo de independencia está muy por encima de cualquier penuria que puedan enfrentar en los próximos veinte años. La independencia no es y nunca ha sido, un proceso sencillo.

Sin embargo, todo ésto es un ejercicio de futorología que puede o no producirse. La realidad nos ha demostrado que suele ser más cruel que cualquier previsión de un futurólogo. Y quién sabe, si cuando Cataluña se independice —si es que se independiza—, aún exista la Unión Europea o incluso, si aún exista España tal como la conocemos, o quien sabe si al final se termina realizando un referéndum donde simplemente gane el “no”.

 


 

Comparte este Artículo

2 comentarios sobre “¿Qué pasaría si Cataluña se independizara?

  • el 09/05/2017 a las 5:33 pm
    Permalink

    Ni los países más democráticos del mundo permiten el ‘’derecho a decidir”.
    ►CONSTITUCIÓN DE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA: Título 1º .Art. 8º. “El Estado español, dentro de los límites irreductibles de su territorio actual…”
    ►CONSTITUCIÓN DE RUSIA. Art. 5: “La Federación Rusa está basada en su integridad territorial,…”
    ►LUXEMBURGO: Art 1. ‘’El Gran Ducado de Luxemburgo forma un Estado libre e indivisible.’’
    ►FINLANDIA. Art. 4. “El territorio de Finlandia es indivisible.”
    ►PORTUGAL .Art. 51. “Ningún partido será constituido con programa que tenga naturaleza regional”
    ►NORUEGA: Art. 1 : “El Reino de Noruega es un Estado indivisible e inalienable”
    ►ITALIA: Art.5. “La República, una e indivisible, reconoce y promoverá las autonomías …”
    ► FRANCIA. Art 1: “Francia es una República indivisible, laica, democrática y social.”
    ►Y así TODOS menos Canadá, ÚNICO país cuya constitución no tiene ningún artículo que haga referencia a su indivisibilidad, y Reino Unido que al no tener constitución escrita lo decide todo su parlamento. En los demás habría que reformar primero la constitución. No hay ningún nuevo Estado que se haya secesionado de otro cuya constitución defendiera su indivisibilidad y sin guerra por medio.
    ►Muchos más ejemplos de países indivisibles (incluida Suiza, Alemania, EEUU…) con enlace a sus constituciones aquí→ https://docs.google.com/document/d/1TF3hOhSl528EJ9y78Na0WWFhvvpuWzVo-FucTxIyjAk/edit
    Jara Lezo. No hay ningún país en el mundo con “derecho a decidir”. Facebook

  • el 12/09/2017 a las 4:13 pm
    Permalink

    No creo que a los independentistas les importe lo que decis: estan dispuestos a entregar todo el poder a un grupo de gente que no respetan la ley y ademas te quieren dar lecciones de justicia. Le dan todo el poder a un grupillo que ni se sabe lo que van a hacer, que “leyes” defenderan, que impuestos pondrán exactamente a cada cosa ni si quiera les preguntan en términos generales que garantía de mejora del bienestar tendrán. Pienso que es gente muy enfadada con el gobierno central (como habemos muchos) que creen que la cosa no puede ir a peor…pero eso es solo fruto del calenton y subidon que genera meterte en la ola de un proceso asi, con tantos intereses ocultos y presión desde todos los ámbitos…La cosa puede y probablemente ira a peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *