La mortalidad de los americanos blancos ha aumentado drásticamente

Los hombres blancos de mediana edad y con baja educación en Estados Unidos se están muriendo a un ritmo significativamente mayor que los hispanos o afroamericanos de su misma edad y nivel educativo, según un estudio realizado por el premio Nobel en Economía de 2015 Angus Deaton y la economista Anne Case. Son medio millón de hombres blancos que ha fallecido entre 1999 y 2013, personas que no deberían de haber muerto tan jóvenes.

La mortalidad de los blancos menos educados de entre 50 y 54 años se ha duplicado desde el siglo pasado, un fenómeno que sólo está sucediendo en Estados Unidos y no en otros países desarrollados. En 1999 la tasa de mortalidad de los hombres blancos sin estudios era un 30% más baja que la de los negros con las mismas características, pero todo se ha revertido y en 2015 la mortalidad de los blancos es un 30% más alta que la de los negros.

¿Qué está sucediendo?

Básicamente se debe al estilo de vida que llevan los americanos blancos de niveles socioeconómicos bajos, en este grupo se han incrementado drásticamente los suicidios, las sobredosis de drogas y el alcoholismo. Además, la obesidad y el consumo de comida basura, con altos niveles de grasas, azúcar y sal, ha aumentado la tasa de cáncer y de enfermedades cardíacas.

Los especialistas culpan a la crisis y a la globalización que han hecho desaparecer empleos de baja cualificación y ha sumido a este grupo de personas en la desesperanza pues no ven un futuro mejor ni para ellos ni para sus familias. Esto explicaría también por qué el 60 por ciento de esta población votó por Donald Trump.

A pesar de la crisis, en Europa la tendencia es contraria, la longevidad de los hombres con menos estudios y menos ingresos continúa aumentando y a mayor ritmo que entre los europeos que tienen más estudios. Un factor determinante también puede ser el mejor sistema sanitario existente en Europa.

Comparte este Artículo