Arrestan a 8 personas acusadas de provocar las avalanchas en la ‘Madrugá’ de Sevilla (Vídeo)

El buen tiempo acompañó a la Semana Santa de Sevilla y las seis procesiones de la ‘Madrugá’ han podido salir a realizar su estación de penitencia. Sin embargo tuvieron que enfrentar diversas avalanchas y carreras simultáneas que han perjudicado los cortejos procesionales. Al parecer, los últimos atentados terroristas producidos en Europa han generado un clima de miedo que ha sido propicio para crear una psicosis colectiva. Así sucedió hace unos días en Málaga y todo indica que un grupo de delincuentes comunes decidió replicar esas ‘carreras’ en Sevilla.

Todo se inició a las 4 de la madrugada al paso de la Esperanza de Triana por la calle Reyes Católicos, fue entonces cuando algunas personas comenzaron a gritar y dar golpes contra el suelo con barras metálicas. Se iniciaron así diversas carreras que se fueron propagando y replicando por diversos puntos de la ciudad.

El miedo se adpoderó de la gente y muchos salieron corriendo en todas las direcciones sin saber lo que estaba sucediendo y desoyendo a los numerosos ciudadanos que intentaban llamar a la calma y advertir que no estaba sucediendo nada. Así, muchos nazarenos fueron empujados, acabaron sin capirotes y los pasos tuvieron que detenerse. Los llamamientos a la calma por parte de las fuerzas de seguridad permitieron que la situación volviera a la normalidad. Pese a todo, la Madrugá venció al miedo.

Debido a lo ocurrido, algunas cofradías tuvieron que acelerar su recorrido y la banda de San Juan Evangelista, que acompaña a la Esperanza de Triana, se vio obligada a abandonar la estación de penitencia debido a la “pérdida y deterioro” de sus instrumentos, según un comunicado emitido por la propia agrupación.

Al menos 30 personas tuvieron que ser atendidas, la mayoría por crisis de ansiedad y golpes leves. Un hombre sufrió una fractura de cadera y otro un traumatismo craneoencefálico por lo que han tenido que ser intervenidos en el hospital.

LOS AUTORES

El Ayuntamiento de Sevilla ha señalado que las primeras investigaciones indican que se trata de hechos aislados de “vandalismo y gamberrismo”. “Sigue sin haber ningún indicio que apunte a que estos incidentes hayan sido organizados”, han dicho las autoridades policiales.

A las 4:40 de la madrugada se detuvo a tres personas que estaban protagonizando desórdenes públicos en la calle Arjona. “Llevaban objetos metálicos que usaban para hacer ruido contundente para provocar carreras”, informó el Ayuntamiento. Más tarde, a las 6:00 de la mañana se arrestó a dos personas más en la calle Argote de Molina. Luego, gracias a indicaciones de testigos en la plaza de El Salvador, fueron arrestadas otras dos personas que gritaban y daban golpes para provocar las carreras. Otro individuo fue arrestado en calle Cuna (ver vídeo abajo).

En cuatro intervenciones policiales se han detenido a ocho personas que llevaban objetos metálicos para hacer ruido contundente, generar miedo y son acusadas de provocar las estampidas en cuatro puntos diferentes de la ciudad. Tres de ellos son delincuentes comunes con antecedentes, uno cuenta con hasta 36 detenciones. Se dice que algunos de los acusados gritaban “bomba”. El Ayuntamiento de Sevilla ha informado que “se están instruyendo diligencias por desorden público para su posterior puesta a disposición judicial. La línea primera de investigación es que se producen tres carreras iniciales en el eje entre el Postigo, y las calles Reyes Católicos y Julio César. Y se produce, posteriormente, un efecto dominó con réplicas y hechos aislados que generan situaciones de carreras y pánicos en otros puntos de la ciudad”. Por su parte, la Policía ha confirmado que ninguno de los detenidos es de origen árabe.

Los incidentes han hecho recordar el caos vivido en la Madrugá del año 2000, cuando se produjeron varias avalanchas y carreras multitudinarias. Desde el Ayuntamiento se ha hecho un llamamiento a la calma y se ha asegurado que se han tomado todas las medidas para garantizar la seguridad de las cofradías y del público asistente.

 

Comparte este Artículo